El Club Knut

El Club Knut... Un anacronismo. El vestigio de un mundo desaparecido en el pozo de las transformaciones sociales. Una isla perdida en el espacio-tiempo de la Historia.


jueves, 31 de enero de 2013

Referencias artísticas en Gentes del Club


A lo largo de las historias de Gentes del Club existen diversas referencias artísticas, acordes con los gustos, preferencias y pasado del autor. Algunas de ellas expresas y otras más veladas o implícitas.

Las más numerosas son, qué duda cabe, las literarias. Pero también las hay relativas a otros órdenes. En concreto, hay tres de tipo pictórico y una un tanto singular de carácter musical que son citadas expresamente en varios relatos. Veamos cuáles son:

«¿Las consecuencias? Tampoco se hicieron esperar. O quizá represalias fuera el término más exacto. Al lunes siguiente, en el patio donde formábamos para entrar a las clases se hizo la división por categorías: inductores, autores materiales, sospechosos y meros asistentes a la orgía sabática, y se les separó del resto. Para que te hagas una idea, tú que entiendes de pintura, ¿te acuerdas de ese cuadro que está en El Prado y siempre sale en los libros de Historia del XIX, El fusilamiento de Torrijos y sus compañeros? Pues bien, la escena era igual.» (Sábado negro, página 154)
Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga, Antonio Gisbert Pérez, 1888, Museo Nacional del Prado.


«Padre e hija descienden con cuidado de la escalera que Curro, el factótum del Hospital de la Caridad de Sevilla, les ha facilitado y sostenido para poder admirar como es debido In ictu oculi y Finis gloriæ mundi, esas macabras obras maestras del paisano Valdés Leal.» (De cómo conciliar ciencia y religión, página 163)

Finis Gloriae Mundi

In ictu oculi
Ambas de Juan de Valdés Leal, 1671-1672,
Iglesia del Hospital de la Caridad de Sevilla


«(...) podría haberme consolado entonando cánticos del tipo Más cerca de ti, oh Señor u otros himnos ad hoc, pero lo único que retumbaba en mi cabeza era el Dies Iræ del Réquiem de Mozart. (El horror, página 28)


En otra ocasión posterior se dará cuenta de las referencias literarias que se encuentran esparcidas a lo largo de varios otros relatos.

miércoles, 30 de enero de 2013

El lenguaje de las gentes del Club


En el contenido de las reseñas críticas que han ido apareciendo en los diversos blogs literarios sobre Gentes del Club hay un elemento que destaca sobre los demás, y que ha llegado a ser la piedra de toque en torno a la opinión que el libro merece. Dicho elemento es el lenguaje utilizado por los distintos narradores de las historias que componen la obra.

«El estilo es clásico, solemne en ocasiones y algo rancio; algunas palabras hace años que no las oímos». «El libro está narrado con una prosa que en principio puede chocar; su cualidad principal es que está algo desfasada, con un lenguaje que nos traslada años atrás y donde se hace uso de palabras obsoletas». «(…) un vocabulario en desuso y arcaizante que da un tono uniforme a toda la narración y marca ese carácter de museo viviente del Club». «(…) un lenguaje con palabras arcaicas y muy ornamentado». «El lenguaje puede resultar chocante por la cantidad de vocabulario en desuso que utiliza».

La opinión es unánime, como se advierte en estas frases precedentes, extraídas de las reseñas a las que se puede acceder en la página de este blog a ellas dedicada. Ahora bien, esta unanimidad deriva curiosamente en dos actitudes opuestas: vituperar o ensalzar el libro. En algunos casos se ha incidido en este aspecto para resaltar su completa adecuación al carácter de las historias que se cuentan, mientras que en otros ha servido para descalificar el estilo por parecer forzado y resultar incómodo de leer.
Este texto es una creación propia de Devoradora de Libros y no está permitida su copia.
Este texto es una creación propia de Devoradora de Libros y no está permitida su copia.
Este texto es una creación propia de Devoradora de Libros y no está permitida su copi.


¿Y el autor? ¿Qué dice el autor de todo esto? Consultado el interfecto, esto es lo que ha alegado en su descargo:
«El lenguaje, como en algunas reseñas se ha hecho constar, es utilizado en esa forma arcaizante y barroca de modo deliberado; lo cual responde a su concordancia con los distintos personajes que aparecen en el libro así como con el tono de humor que se ha pretendido conferir a las historias que en aquél se narran.
Esos personajes aprendieron a leer mucho antes de que España se convirtiera en una Monarquía Parlamentaria, normalmente de la mano de madres y padres que a su vez aprendieron los mecanismos de la lengua en los primeros decenios del siglo XX. Tiene su lógica, por tanto, que las gentes de este Club que profundizaron por vocación o por obligación en el conocimiento de la lengua de Cervantes empleen giros y vocablos un tanto diferentes del habla coloquial del actual siglo.
De hecho, ya advierte en el prólogo el bueno de Carlos Cheddar que este libro tiene cierto empeño en “narrar las vicisitudes de sujetos más propios del pasado que del presente. Pero, precisamente por esa llamada al pasado, piensen los lectores rebeldes en estos relatos como si fueran parte de una novela histórica. ¿Rechazarían una novela histórica por el mero hecho de serlo?
Por otra parte, el estilo narrativo forma parte esencial del ambiente irónico en que se envuelven las anécdotas o historias que refieren esas gentes. La ironía, la sátira, el humor en general, pueden residir tanto en el contenido de lo escrito como en la forma en que se escribe. Esa forma, en este caso, consta de una mezcla de tono solemne y chispeante en distintas proporciones, según los casos».
En resumidas cuentas, el lenguaje y el estilo con que Gentes del Club se presenta puede resultar placentero o insoportable según los gustos de cada lectora (o lector); y ambas opiniones son aceptables, por supuesto. Pero no sólo tiene su razón de ser, sino que “es” la razón de ser del libro.

domingo, 27 de enero de 2013

Gentes del Club en Libros que voy leyendo


O recuperando el buen tono en las reseñas.

El excelente y generoso trato que ha dado Lourdes a Gentes del Club, y de paso al autor, en su blog Libros que voy leyendo, amén de otras redes sociales, prosigue con una reseña en la misma línea.


«Un libro diferente con el que disfrutar de un elegante estilo y unas historias enternecedoras, peculiares, extravagantes» es la definición concluyente sobre este extravagante y peculiar libro.

La calificación del libro y los demás comentarios también son como para estar satisfechos, habida cuenta del nivel de exigencia y la calidad del blog de Lourdes, toda una referencia en la blogosfera literaria.

Una reseña muy recomendable para tener una idea exacta sobre el fondo, la forma y el espíritu de Gentes del Club. Una reseña elaborada con auténtico méthode champenoise. Descorchen la botella para saborearla.


Agradecidos en grado sumo a Lourdes por esta deferencia, a quien también felicitamos por su brillante labor en este inabarcable mundo de letras escritas e impresas.

sábado, 26 de enero de 2013

Un buen escarmiento


El ambiente empezaba a ser aburrido en este Club, con entradas y reseñas demasiado festivas e incluso favorables sobre Gentes del Club. Y suele ocurrir que, después de las celebraciones, los correctivos vienen a pares.

El rapapolvos más duro de la semana viene de parte de Luis en el blog Aprendiendo... sencillamente.

«El libro no me ha gustado para nada» es la sentencia directa. Y es que no puede ser de otra manera después de las explicaciones previas: «yo no veo el humor por ningun lado la verdad», «tanta abundancia de sinónimos, de explicaciones, para que? Porque sinceramente no aportan nada a la historia salvo darle volumen al libro», «Algunas [historias] me parecen hasta de mal gusto, criticando el tercermundismo de otros paises, como si España fueramos en non plus ultra de la modernidad» o «historias sin sentido extendidas a golpe de diccionario». Después de estas impresiones es lógico llegar a la peor de las conclusiones.

Aunque de todo se puede extraer algo bueno para el autor (además del propio correctivo, que no viene nada mal): al menos se reconoce que éste «conoce un monton de léxico castellano».

Para acceder a la crítica en toda su extensión basta con pulsar en la imagen del blog.


(NOTA: Las citas entrecomilladas, como siempre en este blog, son literales)


Con menos dureza se ha expresado la autora de O Meu Cartafol.

En esta reseña se califica este libro con un "regular" (o sea, un insuficiente de toda la vida). El motivo también queda claro: «Me ha costado leerlo por su estilo de narración, parecido o queriendo imitar el estilo inglés». En este caso es algo más indulgente con la obra: «no es que esté mal escrito, pero me ha costado leerlo porque no va mucho con mi estilo de lectura».

Como de costumbre, para acceder a la reseña basta con hacerle cosquillas a la chica lectora:


Así es que la nota media de Gentes del Club ha bajado bastante.

viernes, 25 de enero de 2013

Gentes del Club en La biblioteca de los tesoros


Hoy damos cuenta de una nueva entrada dentro de la lectura conjunta organizada por Libros que voy leyendo: la reseña de La biblioteca de los tesoros.


Nos alegra nuevamente encontrar una reseña sobre Gentes del Club con una valoración positiva.

Según Cris, la autora del blog, «el trabajo imaginativo queda a manos del lector», algo que el autor, partidario de la participación activa de los lectores, ha buscado deliberadamente. Y añade, respecto del tono que impregna el libro, que su sentido del humor «hace que la lectura sea muy amena y ligera».

No queremos que se queden con las ganas de saborear esta reseña, por lo que sugerimos pinchen nuestra botella favorita para descorcharla y acceder a aquélla.


Con el mayor de los agradecimientos a Cris y su Biblioteca de los tesoros.

jueves, 24 de enero de 2013

Gentes del Club de paseo en Bourbon Street


Porlomenix y su Bourbon Street no han dejado pasar su turno en la lectura conjunta de Gentes del Club.



Lo más curioso de esta reseña es que aprecia un trasfondo en los personajes del libro que recuerda a otros personajes de la vida real cuyas formas y fondos tienen mucha menos gracia e implican consecuencias mucho peores para quienes les rodean, y las actuaciones de los miembros del Club van más allá de sus simples aventuras.

Tambien se advierte, por parte del autor de la reseña, que «no he sabido disfrutar por entero en las páginas de este libro» el humor inglés que se supone impreso en los relatos.

Pinchen en nuestra bebida favorita para dar con esta crítica constructiva y exigente.


Con el debido agradecimiento a las gentes de Bourbon Street.

Deconstruyendo al autor (II). Libros que voy leyendo.


En el entrañable y admirado blog Libros que voy leyendo han tenido la gentileza de someter a un intenso tercer grado al autor de Gentes del Club.

Desde un buen repaso a orígenes, esencia y forma de Gentes del Club hasta los proyectos futuros del susodicho, pasando por una opinión de sus anteriores obras, se diría que nada nuevo se puede decir ya al respecto. Ni siquiera falta un enlace a la biografía del autor en cuestión, incluida también en el blog de referencia.

Quienes de ustedes tengan la curiosidad de saber algo más acerca de este socio que tanta publicidad nos está dando por esos procelosos mundos digitales, puede satisfacerla por completo accediendo a Libros que voy leyendo en el siguiente enlace:


Como no puede ser menos, agradecemos encarecidamente a Lourdes, responsable de LQVL, la inclusión de tan completa entrevista, que fue respondida con verdadero placer por parte del autor.


miércoles, 23 de enero de 2013

Otro honor de "Lo que leo y punto"



Si en la anterior entrada dimos cuenta de la entrevista realizada por Zeno Martín al autor de Gentes del Club y publicada en Lo que leo y punto, en ésta tenemos la alegría de dar cuenta de la reseña del libro realizada en el mismo blog.

Alegría en tanto que ésta es la conclusión que extrae Zeno respecto de Gentes del Club:

"En fin, once relatos que te harán reír, enternecerte y disfrutar bastante de la lectura. Libro ameno donde los haya, con una lectura rápida y divertida".

Para leer la reseña completa ya saben: descorchar pinchando en la imagen.


Se trata de la primera de las reseñas que forman parte de la lectura conjunta organizada con una gran cortesía por Libros que voy leyendo. En días sucesivos seguiremos dando cuenta de la marcha de esta conjunción lectora.

viernes, 18 de enero de 2013

Deconstruyendo al autor (I). Lo que leo y punto.


En el blog Lo que leo y punto se ha publicado la entrevista que su autora, Zeno Martín, ha realizado al firmante de Gentes del Club.

Hábitos, preferencias, antecedentes y lugares por donde aquél trastea digitalmente han sido puestos al descubierto por la entrevistadora.


Si quieren criticar y cotillear un poco acerca de nuestro susodicho socio, pinchen en la imagen y accederán a todos esos datos.

Con nuestro profundo agradecimiento a Zeno.

sábado, 12 de enero de 2013

Otra alegría: Adivina quién lee


«Gentes del club es un libro que nos presenta una idea fresca y atractiva. Un conjunto de relatos que hacen gala del más inteligente, fino y sutil humor. Muy recomendado para aquellos lectores que busquen una lectura diferente, ágil, y que consigue transportarte a otro siglo. Y esto quizás sea lo mejor del libro, que eres capaz de imaginar con asombrosa claridad tanto las dependencias como los socios del club sin que el autor apenas te de pistas.»
Como comprenderán, estas palabras de Albanta son un espaldarazo formidable para el autor. Y no sólo por la enorme complacencia que supone el hecho de proporcionar unos ratos de agradable lectura a una buena lectora, sino por el hecho de haber transmitido esa sensación de "impresión" en el sentido pictórico: dar una imagen clara con tan sólo unas pinceladas sueltas. Algo que, por otra parte, ya habían atribuido al infrascrito autor en anteriores obras.


Es inestimable la labor concienzuda de Albanta en su reseña de Gentes del Club, como también lo es figurar en la lista de reseñas del siempre interesante blog Adivina quién lee.

Con todo agradecimiento, invitamos a descorchar la habitual botella para leer la reseña completa, absolutamente recomendable por su forma y contenido.

jueves, 10 de enero de 2013

El autor da la cara


Encuentro con los lectores en la sede de Fnac en Bilbao.


¿Sienten la necesidad de resarcirse por lo que el libro promete y no cumple? ¿Les gustaría tener a la vista al autor y decirle cuatro verdades bien dichas?

Pues tendrán la ocasión de cumplir tales deseos el próximo día 22 de enero, acercándose a la librería de la Fnac de Bilbao, a las 19 horas, acto en que el autor dará la cara para encontrarse con sus lectores.

No permitan que escape vivo...

Ilustre presencia en el Club

Las administradoras de 200 años de Orgullo y Prejuicio han tenido la delicadeza de mencionar al Club a través de una fotografía obtenida por el administrador de este Blog. Lo que nos agrada y nos honra sobremanera y a partes iguales.

Una gran biblioteca, un gran libro...


Pride and Prejudice is relaxing in the Club Knut... Por supuesto, sobra decir que pueden pasar ustedes cuando  y como quieran.

Muchas gracias.

miércoles, 9 de enero de 2013

Liebster award (qué bien suena, ¿verdad?)

Por este añoso Club no pasa el ratoncito Pérez (si acaso lo hará por los hogares de algunos miembros) porque no haría buenos negocios en nuestros salones, como se pueden imaginar. Pero en cambio sí que nos visita La ratita de biblioteca; y no sólo nos visita, sino que ha tenido el detalle de dejarnos un bonito premio, de lo cual estamos sumamente agradecidos y orgullosos.



Se concede a blogs humildes, con pocos seguidores, y trae consigo una serie de requisitos: nombrar y agradecer el premio al blog que lo concede, responder a las once preguntas que éste formule, enumerar once rasgos que caractericen a uno mismo, conceder el premio a once blogs con menos de doscientos seguidores y formular once preguntas para que respondan los bloggers a los que se envía el premio.

Reiteramos nuestro agradecimiento a la profesora Lola P. por esta honrosa mención en su blog, y procedemos a cumplimentar el resto de requisitos.


Para responder a las preguntas formuladas, hemos acudido a algunos de los socios más significativos del Club y sus consortes para que nos den su respuesta, y éste es el resultado:

1. Recomiéndame un blog que no deba perderme...
Si fueran varios, no nos costaría nombrarlos. Pero es terriblemente difícil nombrar uno sólo. Y si alguien me pusiera delante una pistola y amenazara “diga un nombre o disparo”, entonces diría... dispare. (Gustavo Boulanger-Löwenstein, alias Gussie Baker)

2. Prenda de invierno favorita.
En ningún vestidor de nuestros socios falta un Classic Beaufort para los lluviosos días de otoño e invierno. (Juan Guillermo De Silva Johnburn)

3. Última compra y tienda.
Un sencillo chaquetón azul marino, en Adolfo Domínguez. (José De Ávila-Smith, alias Pepe el Pastas)

4. En moda tu estilo es...
La que figura en el manual de estilo de los sastres de Savile Row. (James Algernon Corstorphine, noveno conde de Owndevizes)

5. Algo imprescindible en tu bolso...
La cartera con dinero (o Visa) y documentación, pañuelo, llaves, pastillero, agenda, bolígrafo, cepillo de dientes plegable y un pequeño neceser con espejito, peine, lápiz de labios, perfilador, el rímel de viaje, los polvos de terracota, una brocha y un frasquito de perfume. Ah, y un abanico para el verano o los guantes en invierno. Lo imprescindible para salir de casa. (Micaela Jacquier de la Cruz)

6. Tus mejores vacaciones.
Nuestra luna de miel recorriendo por cuenta propia toda la parte occidental de Turquía. Una experiencia imponente, sobrecogedora, confusa, encantadora y hospitalaria (Juan Pablo Meunier Valdemar y su esposa Elba)

7. La banda sonora de tu infancia.
La música de las películas de Disney, especialmente El libro de la Selva, Los Aristogatos, Mary Poppins y Fantasía. (María García-Simancas y Jacquier, por delegación de su señor padre).

8. El mejor libro de este año.
Sinceramente, no nos sentimos capacitados para señalarlo sin ser imparciales, por consideración a nuestro socio friki de la escritura. (Carlos María De Alberdi Cheesewill, alias Carlos Cheddar)

9. Siempre aciertan si me regalan...
Un café bien conversado. Sólo y sin azúcar, por favor. (Pablo Eyzaguirre De Polientes)

10. Un nombre de chico y uno de chica.
Álvaro e Irene. (Francisco de Asís Balmoral)

11. En mi casa no falta...
Una ración mensual de facturas y la cuota hipotecaria del banco. (Jacobo Ignacio Martínez De La Pedriza y Martínez-Rodas, alias Jacobo 26)


En cuanto a la enumeración de once atributos que caractericen a nuestros miembros, podemos señalar los siguientes:
Somos anticuados, anclados como estamos psicológica y emocionalmente en el pasado siglo.
Llevamos la prudencia como lema principal.
Poseemos una marcada anglofilia.
Somos extravagantes.
Nos gusta ser caballerosos.
En general, abunda entre nosotros una (quizá insana) tendencia a la lectura. En algunos casos de forma compulsiva.
Somos curiosos.
También tolerantes, excepto con la mala educación y la falta de etiqueta.
Permanecemos flemáticos ante la adversidad.
Tenemos una evidente inclinación al sibaritismo.
Y hay una notable mayoría de cafeinómanos entre nuestros miembros.

Y pasaremos a proponer once preguntas por nuestra parte:
¿Dónde hubiera gustado nacer?
Señale uno o varios placeres confesables.
¿Algo imprescindible en su vida? (después del amor, claro)
Un lugar para vivir.
Una frase lapidaria, propia o ajena.
Un sueño alcanzable.
Un libro que haya marcado su vida.
Un museo favorito (visitado o por visitar).
Una imagen grabada en la memoria.
Un motivo para dibujar una sonrisa.
¿A quién condenaría a la inmortalidad? (persona real o imaginaria)

Por último, más que nominar a otros once blogs para recoger este premio, lo brindamos con total agradecimiento a todos nuestros seguidores para que realicen este curioso juego de preguntas y respuestas. ¿Quién toma el guante?


sábado, 5 de enero de 2013

Esther Zorrozua visita el Club Knut


Una impecable reseña de Gentes del Club elaborada por la escritora Esther Zorrozua en la página web de la asociación de escritores en que compartimos carnet. Esther es «una excelente novelista que tantas palabras más merece y ha de escuchar y leer en el futuro», en palabras nada menos que de Alfonso Sastre.

Se trata de una reseña ligera y densa al mismo tiempo, en que se detalla el marco genérico cultural y específico literario en que se encuadra Gentes del Club.
«He leído por ahí que en los últimos tiempos se ha empezado a considerar el humor como un producto de las clases burguesas, propio de culturas avanzadas e incluso tardías. Según esa teoría, el humorista es un excéntrico y un inconformista que, de forma irónica, se finge ingenuo e ignorante para poner en tela de juicio los postulados supuestamente inamovibles de la sociedad, a la que quiere demostrarle que no habla en serio, para que ella a su vez le crea capaz de restablecer el orden que ha puesto en crisis. Yo no creo que el planteamiento de Gentes del Club sea tan sibilino, pero también es cierto que no parece completamente inocente».
Esther puntualiza las referencias a latinismos, arcaísmos y barbarismos con los que se consigue «un falso tono épico» en los relatos, y relaciona los autores británicos en los que el autor se ha inspirado para llegar con un gesto stuffed shirt pero con una impronta propia al colmo del esnobismo «con ese punto de absurdo que lo hace tan divertido».

Y la conclusión:
«El humor, al igual que la diplomacia, la cortesía y la música, unen países y personas de muy diversos lugares y en momentos críticos; una herramienta civilizada en la época en que puede resultar más eficaz, cuando los lectores se han cansado de oír voces altisonantes y descalificaciones de todo género. (...) Gentes del club es una lectura muy recomendable para relajar esa mandíbula que lleva tensa más de cuatro años y para descansar por un rato en esos salones a los que los problemas llegan con sordina y, en cualquier caso, siempre se pueden aliviar con un buen dry».
Como es habitual en este Club, para leer la reseña de la que estamos enormemente agradecidos, y que realmente merece la pena, basta pinchar en la imagen para descorchar otra botella de Veuve.
Y recuerden, Esther lo ha advertido: quizá el planteamiento de Gentes del Club no sea tan inocente...

jueves, 3 de enero de 2013

Personajes (III)

Foto: Alumnos de Westminster School jugando junto al Cricket Pavilion (tomado de la página web del colegio).


Juan Guillermo De Silva Johnburn es un tipo bastante curioso. Buena persona y todo eso. Un hombre bastante cabal, sí, pero ello no empece que el sentido común sugiera no apegarse demasiado a su persona por pertenecer a esa especie que tiende a encontrar una buena cantidad y variedad de problemas allí donde la improbabilidad de su existencia es máxima.

Por ejemplo, hubo un día en que, partiendo de una situación ideal, estuvo a pique de arruinar su vida de forma irreversible. Aquel día algo poderoso e intangible amenazó con truncar la incipiente relación con la mujer de su vida. Algo tan poderoso e intangible como el críquet...


¿Que cómo es posible? Basta con leer el relato titulado El críquet para averiguar cómo.

Related Posts with Thumbnails